Artículos de opinión

Mujeres Rurales

La importancia del medio rural es de sobra conocida no sólo porque ocupa aproximadamente el 80 % del territorio, sino también por las importantes funciones que tiene para el sostenimiento de la economía y la sostenibilidad social y ambiental del mundo que conocemos.

Las mujeres y el medio rural

El papel de las mujeres en el medio rural ha sido y es fundamental tanto en lo que se refiere al trabajo doméstico y reproductivo como por su papel en el ámbito productivo, sea en las empresas familiares agrícolas y ganaderas donde progresivamente se ha visibilizado y revalorizado el papel de las mujeres como en una economía de servicios y de pequeña y mediana empresa.

Este medio rural presenta unas características diferenciales respecto a los entornos urbanos, entre ellas el aislamiento de algunas viviendas con otras, la escasez de servicios, las dificultades de transporte entre zonas, la ausencia de formación y reciclaje profesional,.. que ha producido un envejecimiento de la población y la masculinización de la misma por el éxodo de la juventud y de las mujeres a las ciudades en busca de empleo y de servicios. Esto lleva asociado mayores resistencias para el cambio de mentalidad, de estereotipos y de prejuicios en torno a la igualdad de mujeres y hombres.

Es en esta realidad donde Emakunde decide otorgar el Premio Emakunde 2015 a las mujeres rurales vascas y en concreto a la Asociación de mujeres rurales “Hitzez” de Guipúzcoa y a la Red de Mujeres del Medio Rural de Álava  “por su trabajo en un entorno con obstáculos específicos para el ejercicio de los derechos de las mujeres y para el avance hacia la igualdad”. “Para el jurado, ambas entidades ponen en valor el trabajo asociativo por su toma de conciencia de las desigualdades y un fortalecimiento individual y colectivo”. 

La historia

Las asociaciones de mujeres del medio rural surgen hace en torno a 25 años, con un primer objetivo de poner en relación a las mujeres fuera del marco doméstico. Desde ahí hasta ahora se ha recorrido un importante camino de empoderamiento individual y colectivo. En ese encuentro con otras mujeres hemos ido aprendiendo a identificar nuestros deseos y a expresar nuestras opiniones. Conjuntamente y gracias al trabajo colaborativo y en red de unas mujeres con otras, entre asociaciones y con las instituciones hemos desarrollado actividades y proyectos que han supuesto un empoderamiento colectivo no sólo de las mujeres sino del propio entorno rural.

Las asociaciones de mujeres del medio rural surgen hace en torno a 25 años, con un primer objetivo de poner en relación a las mujeres fuera del marco doméstico.

Y así las asociaciones de mujeres rurales son tan diversas como el propio medio rural, donde la agricultura y la ganadería siguen siendo un elemento esencial de desarrollo de nuestros pueblos, pero los entornos se han diversificado en cuanto a actividades económicas y sociales, teniendo todas ellas un gran valor. 

En líneas generales las asociaciones de mujeres rurales trabajamos para una mayor conciencia de desigualdad y un mayor empoderamiento de las mujeres rurales a nivel colectivo para que sea reconocida la titularidad de las mujeres en las explotaciones agrarias y ganaderas, pero también para contribuir a una mejora de los recursos sociales y culturales que garantiza el mantenimiento y mejora de la calidad de vida de los núcleos rurales.

Éstas son algunas de las señas de identidad de unas mujeres que somos conscientes de las dificultades, pero también que elegimos y reivindicamos lo rural como elemento claro de desarrollo sostenible centrado en la calidad de vida de las personas y en el mantenimiento de valores de colaboración, respeto y evolución.

Texto y Fotos: RED DE MUJERES RURALES DE ÁLAVA. Asociación integrante de la Comisión de Mujeres Rurales.

 

Dos de las asociaciones integrantes de la comisión (la Asociación de mujeres rurales “Hitzez” de Guipuzkoa y a la Red de Mujeres del Medio Rural de Álava) han recibido el premio Emakunde 2015 a la Igualdad
volver arriba